domingo, 28 de abril de 2013

El Coleccionista


Este relato lo escribí para un reto en el foro fantasiaepica.com, cuya temática era escribir un "relato detectivesco". Como mi base de lectura era pobre en este género, decidi escribir una parodia mezcla entre Sherlock Holmes y el super agente 86.
---

El viaje en el Eurostar me había aclarado la mente. Me encontraba preocupado, nervioso; pero al llegar a Londres, la ansiedad empezó a ganar terreno. Conocer al único y genial Sir Nicholas J. Murray, el detective más famoso del mundo —según la prensa amarillista inglesa— suponía un paso en mi carrera que nunca hubiera creído posible. El hombre era una leyenda, tenía cientos de casos resueltos, a pesar de que alguno que otro quedó inconcluso o cerrado de manera extraña, y, según decían, vivía a las afueras de la ciudad, en un pueblo pequeño cuyo nombre ni vale la pena mencionar.